Los presidentes no son los padres

Nadie le preguntó cómo manejó Suecia la pandemia, sin embargo, lo contestó. Sí le preguntaron cómo maneja Argentina la cuestión económica de la pandemia y no contestó.

 

He vuelto a hablar con el plumero. Ustedes, si no están en AMBA, podrán entenderme porque ya pasaron por esto. Como cada 15 días, nos sentamos frente al televisor con Plumi, mi plumero, y escuchamos al comité de Grey’s Anatomy aplaudirse. El Presidente Coso Fernández de Kirchner saca sus desconcertantes filminas mientras que, mirando la pantalla donde minutos antes habíamos terminado de ver la tercera temporada de Fauda que, comparada con lo que estábamos escuchando de las autoridades nacionales, nos sonaba a simpática comedia para toda la familia, Plumi dice:

– ¿Sabés que la OMS recomienda no comparar países? ¿Y qué hace el presidente? ¡Compara países!

– ¡Bueno, ahora defendés a la OMS! –digo, con 50 días de encierro, hemos ido desarrollando una relación en la que el amor/odio es el principal componente – Bien que te pusiste loco hoy cuando viste la felicitación del director de la OMS a Maduro por lo bien que está manejando el tema.

¡Para qué lo habré dicho! Se le estallaron las plumas de la frente. Es una señal terrible, ahora va a descargar una camión de verdades imparables y me va a deprimir aún más. Va a ser una noche difícil.

– ¡10 muertos! Venezuela dice que tiene 10 muertos y sale el de la OMS a felicitarlos! ¿Sabés cuántos presos por hablar del COVID hay en Venezuela? ¡10! ¡Tantos presos denunciados por la ONG Foro Penal como muertos declarados en un país en el que no tenés electricidad en los hospitales y los enfermos tienen que llevar sus propias gasas! ¡Y el de la OMS lo felicita! Uno de los presos es un señor de 70 años, personal de salud, con arresto domiciliario, otro un bioanalista que mandó un wassap, otro un enfermero que está detenido por subir un video mostrando las condiciones en la que trabajan en su hospital. ¡Y el Presidente de la OMS, Pityrosporum Ovale, va y felicita a Maduro!

– Sí, pero la comparación… –intento decir pero ya sé que Plumi excitado es incontrolable.

– ¡Suecia! ¡Me quiero cortar el mango con una alpargata! ¡Suecia! ¡Nada de Argentina es comparable con Suecia! ¡Nada! ¡Suecia! ¿Sabés que en Suecia casi no existe eso de “la señora que viene a limpiar a casa” porque está mal visto? ¿Sabés que no se entra a ninguna casa con los zapatos puestos, y muchas veces ni a oficinas, ni a comercios?

Primero pensé “¿cómo sabe esto?”, después recordé que en el placard hay una palita que me trajeron de regalo de un Ikea y até cabos. Pero si bien los datos eran interesantes, tuve otra duda y se la planteé:

– ¿Y qué tiene que ver, lo de los zapatos, lo de la señora que limpia? –dije en voz baja, por las dudas.

– Que es comparación de peras y manzanas, que Argentina no tiene ni la extensión, ni la densidad de población, ni el flujo de visitantes ni los servicios que tiene Suecia y esa comparación es sólo para que Cecilia Roth, Tute o Matías Martin se deshagan en elogios en las redes ante el profesor que se pasó semanas diciendo que era falsa la división economía versus salud y resulta que sólo contesta reafirmando esa dicotomía.

– Pero el comité de epidemiólogos…-intenté decir. El plumero me miró con aires de superioridad.

– Si tenés un martillo todos los problemas son clavos.

– ¿Qué? –a veces mi plumero se pone críptico, ¿no les pasa con el suyo?

– El trabajo de los epidemiólogos es la epidemia. El bichito que para muchos ni es bichito porque no tiene ni células propias es su objeto de estudio, el cénit de sus desvelos, la curiosidad de sus insomnios y está bien que así sea, son absolutamente necesarios, nos protegen de la ignorancia ¡Gracias epidemiólogos, le debemos todo lo que sabemos sobre el bichito que no es bichito y cómo enfrentarlo y tendrán su nombre en una avenida cuando todo esto termine! Pero la vida es mucho más de lo que pasa entre la lente de un microscopio y la de un telescopio. La vida son pasiones, historia, economía, deseos, relaciones, instituciones y todo eso tiene un equilibrio, todo eso tiene un por qué, reglas básicas que a veces, como en este caso, pueden entrar en contradicción con las de los epidemiólogos. Los epidemiólogos tienen un martillo, para ellos todo es clavo y está bien. Pero pasan otras cosas que no son clavo.

– Bueno, está bien, para eso está el poder político, el que mide y pone en juego todas esas relaciones. -digo

– ¡Y eso es lo que es lo que no existe en este caso! Mirá el juego perverso del señor que está en la tele ahora. Te dice “si no se quedan adentro, se mueren. Los que quieren que salgas, te quieren muerto”. O sea, si viven es por mí; si se mueren, es por “la oposición”, porque además con eso se saca de encima cualquier crítica. No es que Juanita, tu peluquera que hace dos meses no recibe un peso y tiene tres empleados en blanco e igual tiene que pagar los impuestos y que fue rebotada de cualquier ayuda social, como millones de argentinos, está desesperada y pide comprensión. No. Es “la oposición”, los empresarios que destruyen todo porque son ambiciosos y sólo le importa el dinero; los de otro partido que sólo quieren que todos los males caigan sobre nuestra patria amada ¿No es demasiado simplista? “Yo te cuido; ellos, en cambio, te quieren ver muerto”, ¿alguien puede creerse algo así?

Ya sabía que Plumi no se iba a calmar por eso me puse a mirar Twitter buscando paz, que es cómo intentar sacar un crédito a tasa cero siendo autónomo.

– Mirá, Plumi –le dije intentando poner paños fríos, no sé si alguna vez intentaron poner paños fríos sobre un plumero- sin embargo acá en las redes sociales la gente le agradece al presidente, le dice “Gracias Papá por cuidarnos”. Literalmente, rebotó contra el techo.

– ¡Ése sí es el fondo del pozo! –empezó a gritar.

– ¡Pará! –le dije- No me parece mal que si hay gente que está de acuerdo con las medidas, se exprese.

– ¡Cómo va a estar mal! Este es el momento en que se necesita más la libertad que nunca -dijo, tomando su tacita de “Seamos libres lo demás se arregla”- pero ¿querés una falla democrática mayor que considerar al presidente tu papá? A diferencia de los Reyes Magos, ¡los presidentes no son los padres! Un presidente no te cuida, un presidente cumple o no con su trabajo. Un presidente debe buscar respuestas a la angustia de los ciudadanos, no puede enojarse si alguien, al menos un periodista, le hace una pregunta que no le gusta. Pero cuando viene no casualmente un periodista extranjero, digo no casualmente porque la vez pasada ocurrió lo mismo, y lo interroga sobre economía pone cara de canchero y contesta “prefiero no hablar de eso”. ¡Qué interesante! ¿Y de qué prefiere hablar, presidente? ¿Quiere que los chicos le manden dibujitos? ¿O hablamos del promocionado bono que no le llega a los trabajadores de salud?- ya estaba sacado, Plumi.

Por si alguien no se acuerda, el periodista de Bloomberg preguntó: “El gobierno nacional, entre abril y junio, va inyectar 1,7 billones a la economía para aliviar el impacto económico de la pandemia, pero sin tener acceso al crédito, ¿cómo se podrá conseguir ese dinero sin provocar un salto inflacionario?”. Y el Presidente Coso contestó: “La verdad es que discutí mucho sobre que me planteen esta cuestión en el medio de una pandemia, porque hemos hecho un enorme esfuerzo con el ministro Martín Guzmán para manejar esta situación que no es muy distinta a la que vive todo el mundo. Yo sé que usted viene de un medio especialista en esos temas, pero hoy prefiero no hablar de economía”.

Tiene razón el presidente, en algunas cosas no es muy distinta la situación a la que vive en todo el mundo. Tiene razón Plumi, en muchas, es muy distinta. Nadie le preguntó cómo manejó Suecia la pandemia, sin embargo, lo contestó. Sí le preguntaron cómo maneja Argentina la cuestión económica de la pandemia y no contestó. Puede llamarse conferencia de prensa a la carta o algo así. Vos preguntás lo que quieras, yo contesto lo que quiero. Mientras tanto, Plumi no se calmaba nada:

– ¡Gritan a los cuatro vientos “Gracias papá presidente”! ¿Son todos Marilyn Monroe cantando “Happy Birthday, Mister President”? ¿No tuvieron padres que los quisieran? ¿Cómo van a confundir un político con un padre? La mejor semilla para cualquier fascismo, el líder que todo lo sabe, que todo lo ve, que todo lo soluciona. El líder que se autoelogia y dice “yo trabajo, la oposición tuitea”. ¡Tuitea porque no la reciben! ¡Tuitea porque pide que el Congreso cumpla su trabajo institucional y a cambio recibe en pantalla un Massapalooza que no anda porque estaba prevista para menos gente que la que la iba a usar! ¿Te imaginás un empleado privado que hiciese lo que hizo Coso Massa? ¿Cuánto dura en el trabajo? ¡Si precisan un padre vayan a la padrería pero no mezclen sus problemas sicológicos con la vida institucional del país! Papá Perón, Papá Alfonsín, Mamá Cristina ¿Cómo votan? ¿Con la partida de nacimiento? Por eso viene el presidente, te dice que vas a tener la obligación de bajarte una aplicación en el teléfono y todos contentos. Es papi que no quiere que te juntes con gente mala. Es por tu bien, te cuida. Eso pasa cuando te tratan como un nene de cinco años y no como un ciudadano. Si te terminás acostumbrado a que con un “bububú, cómo está el pechocho de papá, bububú, de quién esa panchita, cuchicuchi” ya no tenés un país jardín de infantes, tenés país guardería. Si el propio ciudadano se falta el respeto a sí mismo, no puede exigir que las autoridades lo tomen en serio.

Un papá que te cuida te saca la responsabilidad de pensar por vos mismo, de apoyar algunas medidas, de criticar otras, de sumarse y construir. De ser ciudadano. De ser libre.

La señora que viene a casa a limpiar te saca el trabajo de tener que hacerlo vos.

En Suecia, está mal visto.

Por: Osvaldo Bazán @osvaldobazan

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: