“Pasé de tener el orgasmo más increíble en la ducha a quedarme dormida haciéndome una paja”

Está probado científicamente que el sexo no sólo sirve para hacernos sentir bien sino que también trae múltiples beneficios para el cuerpo. Las personas sexualmente activas -según algunos estudios- tienen un sistema inmunológico potenciado porque generan más anticuerpos…es bueno saberlo en plena pandemia de coronavirus.

Una investigación de la Universidad de Wilkes en Pennsilvania demostró que para que nuestro cuerpo esté más protegido contra los virus y gérmenes (léase SARS-CoV-2) uno debe mantener relaciones sexuales 1 o 2 veces por semana.

Si buscás “frecuencia sexual” en Google los primeros resultados arrojan que 3 veces por semana es el ideal. Ahora bien, Nicole Neumann subió esa apuesta en el 2015 cuando dijo: “Con Fabián (Cubero) tenemos sexo cuatro veces por semana” (así y todo después se separó, pero no es lo que nos importa); Jimena Barón también dijo de las suyas: “Si pasan más de dos días que no tengo sexo, me duele la cabeza y me trae malestar”.

Y así es como si nos dejamos llevar por lo que dicen nuestros amigos en grupos de WhatsApp o por lo que leemos en las revistas y redes sociales, nuestra vida gira solo en torno a la comida, el sexo y el territorio, como si fuéramos seres salvajes.

Creemos que las relaciones sexuales y alguien externo y ajeno a nosotros tiene el poder de curarnos o herirnos o hacernos felices. Pasamos los días buscando fuera cuando todo está en nosotros.

“Hay mucho mambo con la frecuencia sexual”, dijo Francesca Gnecchi, periodista de sexualidad,  “Basta de pensar que cuantas más veces mejor. Es calidad de los encuentros y no cantidad. Si no, además de toda la lista de cosas que tenemos que hacer en el día hay un ítem que es ‘tener relaciones’ y pasa a ser algo horrible…otra carga más en la rutina”.

La idea es vivir la sexualidad sin exigencias. ¿Estás contento/a con tu frecuencia sexual?; ¿la pasás bien cuando estás solo/a, la pasas bien cuando están juntos/as?; ¿Sos  feliz, son felices?. Si la respuesta es “sí”, entonces es por ahí.

“Yo estoy joya”, me dijo Ayelén Canay y después me confesó que no tiene relaciones sexuales desde que se decretó el aislamiento social preventivo y obligatorio. Y van desde entonces, 59 días.

Estamos hablando de una persona que pasó 59 días sin coger -y vaya a saber uno cuándo lo volverá a hacer- y dice que está “joya”. Según la ciencia Ayelén ya se debería haber contagiado de coronavirus porque sin relaciones sexuales su sistema inmunológico debería estar debilitado, pero ella insiste que está “joya” y yo le creo, porque en los audios que me mandó se la escucha bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: