Manuel Belgrano: de la “acusación” de homosexual a su reconocimiento a las mujeres de la historia

El tema central de este año para todo el mundo es el coronavirus… pero en Argentina el 2020 es el año de Manuel Belgrano. Así lo declaró Alberto Fernández a través del decreto 2/2020 publicado en el Boletín Oficial el 3 de enero.

Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano nació el 3 de junio de 1770. Fue militar, político, economista, un gran promotor de la educación y un pensador que tenía como objetivo la soberanía de nuestra nación. Murió en 1820, con 50 años recién cumplidos. Con esos 50 años de vida le alcanzó para ser una de las figuras más importantes en la historia de la República Argentina.

Este año se cumplen 250 años del nacimiento y 200 de la muerte de este prócer argentino. En el decreto resaltan su “destacada actuación pública en el proceso que condujo a la independencia de nuestro país en el marco de las luchas por la emancipación sudamericana”. “Por su probada austeridad y honradez sacrificó sus propios intereses en pos de las necesidades de la Patria, siendo considerado por ello como uno de los ejemplos más destacados de virtud cívica entre los hombres y mujeres que forjaron nuestra Nación”, agrega el escrito oficial.

Desde el Ministerio de Cultura enfatizan: “Resulta especialmente importante que las y los jóvenes de todo el país recuerden, a partir del conocimiento de su actuación pública, quién fue Manuel Belgrano y cuál fue su obra; de la que surge una personalidad de intachable integridad y firmes convicciones patrióticas, habiendo sido un trabajador desinteresado e infatigable al servicio del progreso del país y de la educación de sus habitantes”.

Sobre la vida de Manuel Belgrano hay un aspecto en particular (algo que nada tiene que ver con lo que hizo por nuestra independencia) que a muchos les genera curiosidad: ¿era homosexual?. Ante esto, varios historiadores se preguntan: “¿cambiaría lo que hizo por nuestra patria?, ¿qué nos importa la orientación sexual de este prócer si marcó la historia (hizo historia, mejor dicho)?”.

Florencia Plomer, más conocida como Pupina, es profesora de Historia e investigadora en formación. A través de su cuenta de Instagram, @PupinaPlomer, nos cuenta la historia argentina. Felipe Pigna es profesor de Historia y escritor. Es considerado como uno de los historiadores con más difusión en nuestro país y es el autor de más de 15 libros de historia argentina, además de haber creado el sitio ElHistoriador.com.

Pupina Plomer nos explica: “Es una ‘acusación’ que se le hizo al mismo Belgrano, no es una lectura moderna”. En su página oficial, Felipe Pigna dedicó un apartado especial para este prócer y sobre esto asegura: “En sus machistas mentes aquel hecho lograba descalificar su obra”.

“Era un tipo flaquito, con voz aguda y rasgos que consideraban femeninos. Tenía una voz afeminada para la época, no era un ‘machote’. Otra cosa que les llamaba la atención era que usaba un traje verde loro y le decían ‘cotorrita‘”, cuenta la historiadora cordobesa y agrega: “Belgrano rompía con esa estructura de la imagen estereotipada que tenían de un hombre, un macho”.

La profesora de historia nos pone un poco más en la perspectiva de ese momento: “Era una época donde decir que un hombre era gay era lo peor que podías decir, usaban esa ‘acusación’ para desacreditarlo”. Como si estuviésemos sentados en clase, nos cuenta: “Una vez, Manuel Dorrego lo tomó de punto y empezó a burlarse de Belgrano enfrente de todo su ejército y San Martín tuvo que intervenir”.

Teniendo ese contexto nos preguntamos: ¿por qué se burlaban?: “Belgrano era un intelectual, muy avanzado para la época, y tratarlo de ‘puto’ era la forma que encontraban para desprestigiarlo”, explica Pupina.

Pigna, en “Los Amores de Belgrano”, publicado en El Historiador, reflexiona: “Afortunadamente vivimos tiempos más racionales y menos hipócritas. De todas maneras podemos afirmar, por apego a la verdad histórica, que Belgrano era heterosexual y que tuvo dos amores. Uno de ellos fue con María Josefa Ezcurra, hermana de Encarnación Ezcurra, la futura esposa de Juan Manuel de Rosas” y su otro amor fue “la tucumana María Dolores Helguera”.

“Belgrano tuvo una hija y un hijo, a quienes abandonó, pero tuvo un montón de mujeres. En el siglo XIX lo acusaban de gay, pero si hoy apareciera algún documento que demostrara que Belgrano era gay… ¿cuál es el problema? ¿Juzgamos a las figuras históricas por su vida personal o por lo que hicieron?”, se pregunta la profesora cordobesa.

Juana Azurduy nació en una familia donde creían que sería monja, “pero ella se pensó libre”, dice Felipe Pigna en “Juana Azurduy, amazona de la libertad”. “Fue una estrecha colaboradora de Güemes y por su coraje fue investida con el grado de teniente coronel de una división explícita llamada ‘Decididos del Perú’, con derecho al uso de uniforme, según un decreto firmado por el director supremo Pueyrredón el 13 de agosto de 1816 y que hizo efectivo el general Belgrano, quien debía entregarle el sable correspondiente, pero prefirió brindarle el suyo, el que lo había acompañado en Salta y Tucumán y durante el heroico éxodo jujeño”, relata Pigna.

María Remedios del Valle luchó junto al general Manuel Belgrano en el Ejército del Norte. Al igual que esta mujer afrodescendiente, otras mujeres “acompañaban a la tropa alimentando a los soldados, curando heridos y también peleando junto a ellos, codo a codo”, cuenta Pigna en “María Remedios del Valle, la madre de la patria”.

“Remedios perdió a su marido y a sus dos hijos, sus tres hombres amados”, cuenta el historiador pero “el feroz golpe le dio tres nuevos motivos para seguir luchando”. “Siempre junto a su general Belgrano, que le había hecho el honor de nombrarla capitana, siempre sacando fuerzas de donde ya no había”. Podés conocer más sobre la historia de esta mujer que tanto hizo por independencia argentina haciendo clic acá.

“La perspectiva histórica actual, a partir de 1980-1990, busca construir la historia desde abajo, de las minorías y de los grupos, no tanto de los individuos. No nos importan tanto las biografías: si Belgrano tuvo hijos o si era homosexual”, resume Pupina Plomer desde Córdoba, y sigue: “Lo vemos como un sujeto que participa en algo colectivo, no nos interesan los detalles de la vida personal, no importa la ‘choluleada'”.

Entonces, Manuel Belgrano NO era homosexual. Sus oponentes lo “acusaban” de ser gay porque era mal visto en ese momento (¡Siglo XIX!) e intentaban desacreditarlo. Tuvo varias mujeres, hijos, pero su vida personal no debería importarnos. Fue parte de un grupo que hizo que nuestra Argentina sea lo que es hoy y reivindicó el rol de las mujeres, algo que a muchos les cuesta aún en el siglo XXI. Fue un visionario, un adelantado para su época al reconocer el rol de las mujeres y un político que luchó por nuestra patria.

Entre tantos aspectos relevantes en lo que hizo Belgrano en sus 50 años de vida, su orientación sexual no lo era. Pero algo que si vale la pena rescatar es su reconocimiento a las mujeres que marcaron el curso de nuestra patria: “A Juana Azurduy le dio su sable y la nombró teniente, y a María Remedios del Valle, llamada la madre de la patria que luchó en la guerra de la independencia, Belgrano la nombró capitana del ejército”, nos cuenta Pupina Plomer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: