Celulares: hay faltantes y con la cuarentena aumentó la demanda

La mayoría de las casas de venta de celulares de la Ciudad de Mendoza registra escasez de equipos y, si bien algunas todavía tienen dispositivos a la venta, el confinamiento estricto en Buenos Aires –que se producirá a partir de este miércoles- puede profundizar y hasta dejar definitivamente sin stock a estos comercios.

Desde la sucursal de Claro –ubicada en San Martín al 1.400- una empleada señaló que ya en el comienzo de la cuarentena mermó el aprovisionamiento de los dispositivos y luego se intensificaron los faltantes.

“No tenemos provisiones, lo único que estamos haciendo es tratar de atender la demanda de clientes ante una emergencia, esto puede ser que se le rompió, o que se lo robaron, pero son casos muy puntuales. El problema es que no hay fabricación”, agregó.

En una sucursal de Movistar, Jaquelina, otra vendedora, aseguró que al parate en las fábricas y en el ensamble de los teléfonos que se hacen en Tierra del Fuego, hay que sumarle la gran demanda de equipos que se produjo en el asilamiento obligatorio y que se ve aún hoy.

“La gente busca renovar sus celulares. Muchos aducen que por las tareas de la escuela de los chicos o se quedaron sin memoria o se dan cuenta que el equipo les quedó obsoleto. Por eso, aumentó el requerimiento del producto y también el precio”, remarcó.

El costo base de un equipo ronda entre los $15.000 y $20.000; en tanto que en la gama media puede llegar a los $30.000. En el caso de los de alta gama, el precio de mercado se duplica o triplica entre los $50.000 y $100.000.

Si bien hay comercios en el microcentro que aún tienen disponible teléfonos móviles, hay incertidumbre por lo que pueda pasar a partir de este miércoles, en donde Buenos Aires ingresa en la cuarentena total por 15 días y no habrá transporte de esta mercadería.

Federico, empleado de One Store, comentó: “Nosotros tenemos aparatos porque habíamos hecho una compra y nos quedaron. Pero estamos vendiendo mucho y si bien no tenemos todos los modelos que la gente requiere tenemos mucha salida. Creemos que puede resentirse la distribución en estos 15 días”.

En otras casas oficiales, como Garbarino, una clienta que salía de la sucursal de calle San Martín le dijo a El Sol que consiguió un aparato pero la entrega no es inmediata y lo recibirá la próxima semana.

Esto se debe a que también hay restricciones y demoras en el transporte de encomiendas. Estos servicios no salen diariamente, como lo hacían antes de la pandemia.

Estar más comunicados 

La crisis sanitaria de coronavirus vino a cambiar las relaciones humanas, obligadas al aislamiento preventivo y ahora al distanciamiento, por lo que las telecomunicaciones fueron claves para mantener los vínculos o incluso sostener el trabajo.

Lorena, una de las tantas personas que busca mejor conectividad y funciones en su celular, dijo: “Por mi trabajo necesito estar más en contacto y el aparato que tengo actualmente no me permite hacer algunas descargas de aplicaciones. Por más que estén caros, lo necesito”.

En tanto, Ariel, otro cliente que estaba esperando ser atendido en una cadena de electrodomésticos, manifestó que está interesado en un cambio de modelo para poder hacer video llamadas con sus hijos que están en otra provincia.

Otro dato curioso que introdujo la pandemia es que el mendocino sacrifica el efectivo disponible para cancelar el celular y no tener que pagarlo más adelante, quizás por la incertidumbre en la economía.

“Vemos mucho pago en cuotas, pero también gente que lo hace en efectivo para no endeudarse”, dijo otro comerciante consultado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: