Vuelven las clases en nueve provincias

Nueve provincias empezarán las clases presenciales a partir del 3 de agosto en forma escalonada y se enviarán 2300 millones de pesos para que todas las jurisdiccciones comiencen a efectuar obras en sus escuelas con el fin de adecuarlas a los protocolos marco aprobados en el Consejo Federal de Educación, informó hoy el Ministerio de Educación.

La medida abarca a las provincias de Catamarca, Corrientes, Formosa, Misiones, San Juan, Santiago del Estero, Santa Fe, San Luis y Tucumán, mientras que en el resto de las jurisdicciones “se seguirá dialogando” a la vez que en el Área Metropolitana Bonaerense (AMBA) “se va a esperar hasta después del 17 a tener un panorama más claro”, dijo el ministro de Educación, Nicolás Trotta.

El funcionario, durante una conferencia virtual desde el Palacio Sarmiento, de la que participó Télam, aseguró que “el retorno a las clases presenciales en esas nueve provincias será en forma escalonada, empezando por las localidades del interior que están en fase cinco y siguiendo con los grandes conglomerados”. La decisión fue tomada hoy luego de que las autoridades educativas nacionales mantuvieran un encuentro con los gobernadores de esas nueve provincias, en donde se coincidió en el criterio de una vuelta escalonada y progresiva, con asistencia alternada y oferta combinada en zonas libres de casos de coronavirus.

Otro criterio para ese escalonamiento fue la baja densidad poblacional, el menor uso de transporte y la ruralidad en los casos en que existen escuelas con plurigrados. A la vez, se focalizará la vuelta a las clases presenciales en aquellas escuelas en donde existan estudiantes con mayor necesidad de continuidad pedagógica por las limitaciones o ausencia de conexión a Internet.

“En cuanto a las provincias patagónicas, desde La Pampa hacia el sur, siempre teniendo en cuenta el análisis de la realidad epidemiológica y el sostenimiento nulo o bajo nivel de circulación del virus, estamos proyectando el regreso para fines de agosto y principios de setiembre”, dijo Trotta.

Asimismo, se habilitarán las escuelas que tengan las condiciones del protocolo, o que hagan las reformas necesarias para poder abrir. Para esto, el Ministerio de Educación destinará una inversión específica de 2.300 millones de pesos para poner en condiciones las escuelas en las 24 provincias. La inversión se programó de la siguiente manera: 500 millones en transferencias de hasta 50.000 pesos directo a las escuelas, que priorice la provincia para la vuelta a la presencialidad. Estos recursos estarán destinados a la adquisición de insumos como alcohol, lavandina, artículos de limpieza, tapabocas, etc.

También se girarán 1300 millones de pesos para obras destinadas a provisión de agua, reparaciones de sanitarios y acondicionamiento de higiene y seguridad.  Y otros 500 millones de refuerzo del programa de infraestructura escolar, destinado a reparaciones menores de las escuelas.

El protocolo

Hace dos semanas el Consejo Federal de Educación había aprobado un estricto protocolo sanitario que consignaba algunas pautas a seguir como el uso obligatorio de tapabocas caseros desde primer grado en adelante; la distancia mínima entre alumnos en los colegios deberá ser siempre de 2 metros, pero puede reducirse a 1,5 metros dentro de las aulas; los grupos estarán conformados por el número de alumnos que permita cumplir con el distanciamiento (si lo superan, se dividirán en dos subgrupos que asistirán en días o semanas diferentes de acuerdo con las decisiones logísticas que se tomen en cada caso); el ingreso y los recreos serán escalonados, un grupo por vez; y las puertas de los baños quedarán siempre abiertas, entre otras indicaciones.

En tanto, falta determinar si las aulas se dividirán en 2 o 3 grupos y cómo se escalonará el ingreso y el egreso de los estudiantes.

Según dijo Trotta a Clarín, “todas las disposiciones son de cumplimiento posible para la realidad argentina. No están pensadas para Europa. Hay instituciones que no están en condiciones y se van a tener que readecuar. Las provincias y también la comunidad educativa deben fiscalizar que esto sea así”.

Además, el documento contiene recomendaciones para que las disposiciones puedan llevarse a cabo. Una de ellas es que los colegios armen “aulas burbujas”, salones que no tengan la disposición tradicional (todos mirando al docente) sino grupos de 2, 4 o 6 estudiantes aislados entre sí y siempre los mismos. El objetivo es que si hay un caso sospechoso pueda establecerse rápido los contactos más estrechos.

En la reunión con los nueve gobernadores se acordó el envío de recursos para las 24 jurisdicciones del país para realizar obras menores que exigen los protocolos aprobados, como el acceso al agua potable. Los recursos “serán complementarios” a los que destinen las provincias de sus presupuestos y se distribuirán de acuerdo “a criterios objetivos de las necesidades de cada provincia en función de sus niveles de vulnerabilidad y pobreza”, dijo el jefe de gabinete del ministerio, Matías Novoa.

“La escuela que no garantice la infraestructura no abre, aunque allí nunca haya circulado el virus. Y eso es responsabilidad del Estado de cada provincia”, explicó el ministro Nicolás Trotta este martes, en un encuentro virtual con periodistas.

El protocolo

Hace dos semanas el Consejo Federal de Educación había aprobado un estricto protocolo sanitario que consignaba algunas pautas a seguir como el uso obligatorio de tapabocas caseros desde primer grado en adelante; la distancia mínima entre alumnos en los colegios deberá ser siempre de 2 metros, pero puede reducirse a 1,5 metros dentro de las aulas; los grupos estarán conformados por el número de alumnos que permita cumplir con el distanciamiento (si lo superan, se dividirán en dos subgrupos que asistirán en días o semanas diferentes de acuerdo con las decisiones logísticas que se tomen en cada caso); el ingreso y los recreos serán escalonados, un grupo por vez; y las puertas de los baños quedarán siempre abiertas, entre otras indicaciones.

En tanto, falta determinar si las aulas se dividirán en 2 o 3 grupos y cómo se escalonará el ingreso y el egreso de los estudiantes.

En este sentido,

Según dijo el ministro, se trabajará en estrategias especiales para esos estudiantes y docentes que, por ser población de riesgo, no pueden concurrir a la escuela en forma presencial.

Por otro lado, consideran la reapertura de las escuelas como “un proceso que requiere una preparación previa y un control y supervisión efectivos una vez que se regrese a las clases presenciales”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: